top of page
  • mnwodnik

Rehacer tu vida después de una muerte

Cuando algo cambia y no queremos que así sea, nos duele, y además muchas veces sufrimos. No nos educan a transitar los cambios difíciles. La pérdida de un ser querido, de una pareja, del empleo, de unas tierras, una propiedad o la salud, entre otros, puede ser una de las experiencias más dolorosas y desafiantes que podemos enfrentar. El duelo es un proceso natural que nos ayuda a adaptarnos a esta pérdida. Pero, ¿cómo podemos reconstruir nuestras vidas una vez que hemos atravesado este difícil cambio?


Rehacer una vida después de una muerte
Rehacer una vida después de una muerte


En este artículo ofrecemos algunas reflexiones y pasos que pueden ayudarte en este proceso:


LA RESILIENCIA EN EL DUELO

La resiliencia es aceptar tu nueva realidad, incluso si no es tan buena como la que tenías antes. Puedes luchar contra ella, puedes gritar por lo que has perdido, o puedes aceptarla e intentar construir algo bueno. ― Elizabeth Edwards


El duelo es una experiencia humana universal, un viaje inevitable que todos emprendemos en diversos momentos de nuestras vidas. A pesar de su universalidad, el camino a través del duelo es profundamente personal y único para cada uno. Puede dejarnos sintiéndonos aislados y perdidos, luchando por sobrellevar el repentino cambio en nuestras vidas. En estos momentos difíciles, es la resiliencia la que nos ayuda a enfrentar la adversidad y a encarar lo que venga con humildad, valentía y dignidad.


La resiliencia no es una característica innata que solo unos pocos poseen, sino un conjunto de habilidades que todos podemos aprender, desarrollar y perfeccionar. Lucy Hone, investigadora de la resiliencia, nos proporciona una hoja de ruta para construir nuestra mochila de resiliencia durante tiempos de duelo y pérdida. Ella comparte tres estrategias clave para desarrollar la resiliencia, ayudándonos a navegar estos períodos desafiantes con fortaleza y gracia.


Estrategias para rehacer tu vida


ESTRATEGIA 1 – RECONOCER EL SUFRIMIENTO COMO PARTE DE LA VIDA

Aceptar que el sufrimiento es una parte inevitable de la vida nos permite enfrentar las dificultades con mayor serenidad. En lugar de resistirnos al dolor, podemos aprender a convivir con él, sabiendo que es una fase más de nuestro camino.


ESTRATEGIA 2 – ELEGIR CUIDADOSAMENTE DÓNDE DIRIGIR TU ATENCIÓN

Nuestra atención es un recurso valioso. En momentos de duelo, es crucial decidir conscientemente en qué enfocarnos. Concentrarnos en lo que podemos controlar y en los aspectos positivos, aunque sean pequeños, puede hacer una gran diferencia en cómo nos sentimos generando cierto alivio y sensación de poder.


ESTRATEGIA 3 – PREGUNTARSE: "¿LO QUE ESTOY HACIENDO ME AYUDA O ME PERJUDICA?"

Enfrentando el duelo, nuestras acciones y pensamientos pueden ser constructivos o destructivos. Preguntarnos si lo que hacemos nos está ayudando a sanar o nos está hundiendo más puede guiarnos hacia comportamientos que fomenten nuestra recuperación.


Recordemos que la resiliencia no significa no sentir dolor, sino aprender a vivir con él y seguir adelante. Cada paso que damos hacia la aceptación y la sanación es un paso hacia una vida más plena y significativa. ¿Estás listo para comenzar este viaje de sanación?


Estrategias para rehacer tu vida
Estrategias para rehacer tu vida

ESTRATEGIAS ADICIONALES PARA RECONSTRUIR TU VIDA

Además de las tres propuestas de Lucy Hone, te proponemos ampliar tus recursos con estas otras estrategias que también son de gran utilidad para transitar el duelo:


ACEPTAR TUS EMOCIONES

El duelo viene acompañado de una montaña rusa de emociones: tristeza, ira, culpa, ansiedad e incluso momentos de venganza o de alivio. Aceptar y permitirte sentir estas emociones es crucial. ¿Has notado cómo a veces intentamos huir de nuestros sentimientos? ¿Qué pasa si te das permiso para sentir plenamente? Al aceptar tus emociones, sin juzgarlas, puedes empezar a procesarlas de manera más saludable.


RODEARTE DE APOYO

La red de apoyo es vital durante el duelo. Amigos, mascotas, familiares o grupos de apoyo pueden ofrecerte un espacio seguro para expresar tus sentimientos. ¿Te has permitido buscar el apoyo que necesitas? Hablar sobre tu pérdida con personas que te comprendan puede ser muy reconfortante y ayudarte a no sentirte solo en tu dolor.


RECONSTRUIR RUTINAS

El duelo puede desorganizar nuestras rutinas diarias. Poco a poco, trata de reconstruir tus hábitos. Esto no significa volver a la "normalidad" anterior, sino encontrar una nueva forma de vivir. ¿Qué actividades diarias te proporcionaban paz y estabilidad antes de la pérdida? Intentar reincorporar algunas de ellas, que no sean colaterales a la pérdida, puede ayudarte a sentirte más en control y menos abrumado.


ENCONTRAR NUEVOS SIGNIFICADOS

La pérdida de un ser querido puede hacernos cuestionar el sentido de la vida. Este es un buen momento para reflexionar sobre lo que realmente nos importa. ¿Qué nuevos significados puedes encontrar en tu vida después de esta pérdida? Algunas personas encuentran consuelo en dedicarse a causas benéficas o en desarrollar nuevas pasiones.


PRACTICAR LA AUTOCOMPASIÓN

Ser amable contigo mismo es esencial. A menudo, somos nuestros peores críticos, especialmente durante el duelo. ¿Te has permitido ser compasivo contigo mismo? Practicar la autocompasión implica tratarte con la misma comprensión y amabilidad que ofrecerías a un buen amigo que está sufriendo.


ESTABLECE METAS PEQUEÑAS Y ALCANZABLES

Reconstruir tu vida después del duelo no se trata de hacer grandes cambios de inmediato. Te propongo comenzar con pequeñas metas que te ayuden a avanzar. ¿Qué pequeños pasos puedes dar hoy que te acerquen a una vida más equilibrada y significativa? Celebrar estos pequeños logros puede darte el impulso necesario para seguir adelante.


BUSCAR AYUDA PROFESIONAL SI ES NECESARIO

A veces, el duelo puede ser abrumador y es posible que necesites la ayuda de un profesional. Los psicólogos especialistas en pérdidas te ofrecemos herramientas y estrategias para manejar tu dolor. ¿Te has planteado la posibilidad de buscar ayuda profesional? No hay nada de malo en necesitar apoyo adicional para superar una etapa tan difícil.


CREA UN TRIBUTO O RITUAL

Si tu pérdida es por el fallecimiento de un ser querido, puedes honrar su memoria de alguna manera afín a vuestra relación. Esto puede ser una forma poderosa de encontrar paz. ¿Cómo podría ayudarte crear un tributo o ritual en su honor? Puede ser algo tan simple como plantar un árbol, escribir una carta o establecer un día para recordar juntos. Estos actos simbólicos pueden ayudarte a mantener una conexión especial y a encontrar consuelo.


MANTENER VIVA LA CONEXIÓN

Si tu pérdida es por el fallecimiento de un ser querido, aunque tu ser querido ya no esté físicamente, la conexión emocional puede permanecer. ¿Cómo puedes mantener viva esa conexión? Recordar los momentos felices, hablar sobre ellos y permitirte sentir su presencia en tu vida cotidiana puede ser muy reconfortante.


PERMITIRTE SER FELIZ

Finalmente, permítete ser feliz. La felicidad y el duelo no son mutuamente excluyentes. ¿Te sientes culpable por experimentar alegría después de una pérdida? Es algo muy habitual, por lo que es importante recordar que está bien encontrar momentos de felicidad y que tu ser querido querría verte vivir una vida plena y significativa.


Reconstruir tu vida después del duelo es un proceso único y personal. No hay un camino correcto o incorrecto, solo el tuyo. Reflexiona sobre estas preguntas y permite que guíen tu viaje hacia la sanación y la reconstrucción de una vida llena de significado y amor. ¿Estás listo para dar el primer paso?




16 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page