top of page

death café en Madrid

Como psicóloga especializada en el manejo del duelo, es importante hablar sobre iniciativas que promueven la comprensión y la conversación abierta sobre la muerte, como los "Death Cafés". En particular, quiero enfocarme en la experiencia del Death Café en Madrid, un experiencia que ha ganado popularidad y ofrece un espacio único para que las personas discutan sobre la muerte de manera informal y sin juicios.
 

Un "Death Café" es un encuentro grupal donde personas de diversas edades y procedencias se reúnen para hablar sobre la muerte mientras comparten té y pastel. La idea fue desarrollada por Jon Underwood en el Reino Unido, basándose en las ideas de Bernard Crettaz, quien organizó los primeros cafés mortales en Suiza. El objetivo no es llevar a cabo una terapia de grupo ni ofrecer respuestas concretas, sino proporcionar un espacio seguro donde los temas relacionados con la muerte y el morir puedan ser explorados abiertamente.

Death Café: Hablar de la muerte para valorar aún más la vida

En Madrid, estos encuentros se han adaptado culturalmente y se realizan en diversos espacios como cafeterías, centros comunitarios o incluso en parques, lo que permite una atmósfera relajada y acogedora. Los participantes suelen ser personas que han enfrentado pérdidas recientes, profesionales de la salud, estudiantes de psicología o simplemente individuos curiosos por entender mejor este tema inevitable de la vida.

Durante una sesión de Death Café en Madrid, los facilitadores, que pueden ser psicólogos, trabajadores sociales o voluntarios capacitados, guían las conversaciones para asegurar que todos los participantes tengan la oportunidad de hablar y ser escuchados. No hay agenda ni objetivos predeterminados; las conversaciones fluyen libremente y pueden variar desde anécdotas personales hasta discusiones sobre aspectos culturales, espirituales o prácticos de la muerte.

Estos cafés ofrecen beneficios significativos, especialmente en el ámbito del duelo. Permiten a los participantes expresar sus sentimientos y pensamientos que, en otros contextos, podrían ser considerados tabú o incómodos. Al compartir sus experiencias, los asistentes a menudo encuentran consuelo en saber que no están solos en sus sentimientos. Además, discutir abiertamente sobre la muerte ayuda a disminuir el miedo y la ansiedad que muchas veces la rodean, facilitando un proceso de aceptación más saludable.

Finalmente, el Death Café en Madrid no solo proporciona un refugio para el intercambio emocional, sino que también fortalece la comunidad, creando un tejido de soporte que puede ser invaluable durante los momentos de duelo personal. Este tipo de iniciativas son esenciales para fomentar una cultura de apertura y soporte en torno a la muerte, permitiendo que las personas enfrenten este tema con mayor serenidad y comprensión.

Te apuntas al próximo Death café.jpg
bottom of page